• 27 JUL 17
    • 0
    La psoriasis y el abordaje osteopático

    La psoriasis y el abordaje osteopático

    La psoriasis se podría definir como una enfermedad inflamatoria que afecta a la piel y a las mucosas. Se ha demostrado que es un problema del sistema inmune con una hiperproliferación de queratinocitos mediados por las células T. Se trata de una enfermedad no contagiosa y con una predisposición genética importante, a la que se suman factores ambientales, el género y la edad. En este sentido, aunque puede aparecer a cualquier edad, es muy frecuente que los primeros síntomas se hagan visibles entre los 15 y 30 años.

    Respecto al factor genético, no tener parientes con psoriasis no quiere decir que las personas no se puedan ver afectadas, ya que existen otros desencadenantes como las enfermedades virales, algunos medicamentos y el estrés. La deficiencia de la vitamina D también podría estar vinculada a la aparición de la psoriasis.

    Los pacientes con psoriasis suelen padecer de anomalías en la flora intestinal como consecuencia de la afectación de la mucosa. Otro trastorno que se encuentra de forma muy frecuente en los pacientes es el síndrome del intestino permeable o porosidad intestinal, que permite el paso de sustancias no digeridas, toxinas o microbios, entre otros, al torrente sanguíneo.

    La hipoclorhidria, cuya causa principal es el estrés, altera la secreción de ácido del estómago dificultando la digestión correcta de las proteínas, la destrucción de patógenos y la secreción del resto de jugos digestivos. Algunas hipótesis apuntan que el paso de estas sustancias no reconocidas por el cuerpo puede provocar una respuesta inflamatoria en forma de psoriasis.

    Para definir el tratamiento, es preciso buscar las diferentes causas posibles en cada paciente. En otras palabras, se requiere de un tratamiento personalizado y realizado desde una perspectiva holística.

    Existen estudios que han mostrado la relación entre la celíaca y la psoriasis, mostrando una mejora en las lesiones cutáneas tras tres meses de dieta libre de gluten sin ningún otro tratamiento farmacológico.

    En una publicación reciente se concluye que una pérdida de peso no mediada por fármacos ni por intervención quirúrgica está asociada a una reducción de la severidad de la psoriasis en pacientes con sobrepeso.

    Factores psicológicos son sin duda factores de mucho peso en algunas personas, ya que cuando éstas se encuentran bajo estrés, la psoriasis empeora.

    El estrés puede visibilizarse a través de diferentes sintomatologías según cada persona yendo desde alteraciones del sueño, dolores de cabeza, alteraciones hormonales, mala función digestiva, hipertensión arterial, etc. Por ello cobra especial importancia el poder gestionarlo de la mejor manera que podamos para que nos afecte lo menos posible, ya que produce alteraciones en nuestro sistema nervioso pudiendo manifestarse en diferentes formas y lugares de nuestro cuerpo.

    Desde la osteopatía, como terapia holística, podemos ayudar a reducir el estrés mediante técnicas para recuperar el equilibrio del sistema nervioso y actuando sobre las consecuencias que puede generar el estrés. El estrés es el principal enemigo de los procesos homeoásticos del cuerpo (la tensión arterial, la temperatura corporal, la secreción hormonal, la respuesta inmunitaria, etc). La reducción del estrés será el foco del tratamiento osteopático.

    Si esta reducción del estrés la combinamos, según la necesidad de cada paciente, con ejercicio físico, entendiéndolo como un regulador de los procesos inflamatorios, y cambios en la dieta es posible conseguir una reducción considerable de la severidad de la psoriasis.

    Si tienes cualquier duda, contacta con tu osteoópata y te explicará de manera clara cómo la osteopatía te puede ayudar.

    Dejar un comentario →

Dejar un comentario

Cancel reply