• 27 ABR 17
    • 0
    La cervicalgia de la oficina, ¿cómo luchamos contra ella?

    La cervicalgia de la oficina, ¿cómo luchamos contra ella?

    Artículo de Iñaki Díez, Osteópata DO

    Debido al estilo de vida que llevamos hoy en día, estamos desbordados por el estrés y la vida sedentaria. Si además le añadimos 8 horas delante de un ordenador, tenemos todas las condiciones necesarias para empezar a sufrir dolor en la zona cervical.

    Gran cantidad de los pacientes que atendemos en nuestras consultas trabajan en oficinas de diferentes gremios, pero existe un elemento común en todos ellos: el uso del ordenador y el sedentarismo en sus puestos de trabajo.

    Los síntomas más frecuentemente descritos por nuestros pacientes son: tensión en la zona de los hombros, rigidez en la nuca, cefalea o incluso dolor en la zona comprendida entre las escápulas.

    Los seres humanos estamos “diseñados” para estar en movimiento pero muchas veces nuestro trabajo no nos lo permite, hecho que termina desembocando en una mala postura sobre el teclado del ordenador. Como consecuencia, nuestras cervicales deben trabajar más de la cuenta para mantener los ojos en la pantalla.

    Desde la osteopatía podemos abordar este problema tan frecuente en nuestra sociedad desde diferentes frentes. Obviamente no todas las cervicalgias que vemos en nuestras consultas son producidas por una mala postura durante nuestra jornada laboral, aunque ésta puede ser un factor bastante determinante.

    En primer lugar debemos adaptar nuestra postura en nuestro puesto de trabajo a nuestro cuerpo y no al revés. Mantener la pantalla del ordenador, la mesa y la silla a la altura correcta es clave tanto para prevenir la aparición de los síntomas como para favorecer al tratamiento que realizamos.

    Una vez hayamos trabajado la postura delante del ordenador, pasaremos a valorar que otras situaciones clínicas tiene el paciente: ¿El dolor sube hacia la cabeza? ¿Baja hacia los brazos? ¿Es punzante o se siente como una sobrecarga? ¿Tiene hormigueo en las manos? ¿Hay otras funciones afectadas por este dolor cervical como por ejemplo la digestión?

    Todos estos detalles nos ayudarán a poder elaborar un mejor enfoque para cada paciente y a determinar que estructuras pueden estar causando esta dolencia.

    Este tipo de cervicalgias no suelen ser fruto de un día, sino que tienen un periodo de instauración largo, lo que provoca que alguna de nuestras estructuras vean alteradas su función: los músculos se acortan y se vuelven rígidos, los discos sufren y se desgastan…

    Nuestro trabajo como osteópatas consiste en devolver la movilidad a estas estructuras que, poco a poco, se han ido anquilosando; trabajar la postura de nuestro paciente y enseñarle ejercicios para mantener sus cervicales lo más flexibles posible y hacerle recomendaciones para que adapte su postura en su puesto de trabajo como comentábamos anteriormente.

    Las técnicas que vamos a utilizar dependerán de las demás consideraciones que tenga nuestro paciente. Siempre serán técnicas manuales, pero no necesariamente aplicaremos técnicas de alta velocidad.

    Cada paciente es diferente y nuestro tratamiento siempre se adaptará a cada caso.

    Iñaki Díez es osteópata desde 2014 por la Escuela de Osteopatía de Barcelona (EOB) con consulta privada con experiencia en el ámbito de la fisioterapia desde 2008. Díez es tutor clínico asistente en la COB y profesor asistente en la EOB. Además, dispone de formación como tutor clínico por la Osteopathic European Academic Network (OsEAN) y una formación continua en osteopatía y en técnicas manipulativas de columna y pelvis.

    Dejar un comentario →

Dejar un comentario

Cancel reply