• 23 MAY 17
    • 2
    Cuatro buenos motivos para acudir al osteópata durante el embarazo

    Cuatro buenos motivos para acudir al osteópata durante el embarazo

    Artículo de Ferran Gómez, Osteópata DO.

    ¿Puede ayudarme la osteopatía durante mi embarazo?

    Si estás embarazada, estarás experimentando en tu propia piel un torrente milagroso de cambios que vive tu cuerpo. Es uno de los momentos más felices de la vida de una mujer. Los cambios físicos, las nuevas sensaciones, las emociones y los miedos a la nueva situaciones son de lo más normal. Durante todo este proceso tendrás a tu disposición un grupo de profesionales que te ayudarán y acompañarán. Los ginecólogos y las comadronas controlarán que todo se desarrolle con normalidad. También pueden ayudarte a solucionar muchas de tus dudas. Hoy me gustaría explicarte como tu osteópata puede acompañarte en este proceso, favoreciendo las adaptaciones que está viviendo tu cuerpo.  

    ¿Cómo lo hacemos?

    Gracias a los cambios que está experimentando todo tu cuerpo, el bebé puede desarrollarse con normalidad y crecer dentro de tu vientre. Durante el embarazo, todas las mujeres pasan por distintas fases. Tu osteópata puede ayudarte en cada una de ellas para facilitar una mejor adaptación a estos cambios.

    A continuación te presento cuatro razones por las que no debes olvidar de visitar a tu osteópata durante el embarazo:

    1. Los osteópatas acompañamos en los cambios musculo-esqueléticos y estructurales. La visión global de la salud y la gran variedad de técnicas de las que disponemos nos permiten ayudar al cuerpo a optimizar su funcionamiento tanto estructural (musculo-esquelético) como fisiológico. Puede que antes de quedarte embarazada ya sufrieras dolores de espalda o molestias en otras zonas de tu cuerpo. En ocasiones, las alteraciones de la postura ya se encuentran presentes antes del embarazo pero no te habían dado molestias. Con el embarazo, las molestias pueden iniciarse porque tu columna y tu pelvis se ven obligadas a adoptar nuevas formas. Además, si hubiera tensiones previas, todavía es más fácil que puedas sentirte incómoda o que aparezcan dolores. En estos cambios juegan un rol especial:

    – La pelvis. Siempre es un punto muy importante. Su buen equilibrio y la libertad de movimiento de las articulaciones que la forman permitirán la buena adaptación del bebé durante el embarazo. También es muy importante en el momento del parto. En el parto por vía vaginal, la pelvis se verá obligada a realizar pequeños movimientos que se producen con el descenso y salida del bebé. El sacro, las caderas, los iliacos y todo los componentes musculoligamentosos deben ser valorados y tratados si es necesario para que puedan estar libres. Esto facilitará su función durante el parto. Muchos de los ejercicios que se recomiendan durante el embarazo tienen como objetivo esta movilización de la pelvis, lumbares y caderas. Si tienes la oportunidad, no dudes en practicarlos en tus clases preparto. Los problemas más frecuentes en esta área son molestias en el pubis, en los ligamentos inguinales, en las articulaciones sacroilíacas, etc.

    – Las curvas de la espalda. La columna está formada por vértebras que se articulan entre ellas. La columna tiene diferentes tipos de curvas. Conforme el vientre materno va creciendo, estas curvas tienden a aumentar para adaptarse a la nueva forma y a los cambios posturales que se dan con el peso de la barriga. Las articulaciones vertebrales y la musculatura de la espalda deben ser elásticas y móviles. Eso facilitará esta adaptación. No son extrañas las apariciones de problemas característicos en la mujer embarazada como por ejemplo la ciática o los dolores lumbares, entre otros. En este tipo de ciática se mezclan, en muchas ocasiones, problemas estructurales de la espalda y la pelvis así como factores vasculares que afectan al drenaje de la medula espinal y los nervios.

    2. Valoramos y tratamos los diafragmas. En la mujer embarazada es frecuente encontrar problemas de acumulación de fluido y líquidos que se presentan en forma de congestión. Esto se evidencia en las extremidades, sobretodo durante los últimos meses del embarazo. La presión que ejerce el bebé en la pelvis y el tórax tienen mucho que ver con este estado congestivo. La osteopatía le da mucha importancia al movimiento del fluido y favorecer su circulación es uno de nuestros objetivos. Para conseguirlo comprobamos la movilidad de los diafragmas tanto pélvico como torácico y si, es necesario, los tratamos. Esto puede ayudar a que los problemas y molestias generados por la presión sean menores.

    3. Valoramos y tratamos el suelo pélvico. El suelo pélvico es un conjunto de estructuras musculo-ligamentosas que tapizan el suelo de la pelvis. Perforando el suelo pélvico tenemos la vagina y el ano. Esta zona recibirá un estrés importante en el parto vaginal con el nacimiento del bebé. En ocasiones, cuando este suelo pélvico está muy tenso o no se dilata lo suficiente, se corre el riesgo de sufrir un desgarro en estas estructuras. Para evitar estos problemas, en ocasiones es necesario que el equipo médico realice una episiotomía. La episiotomía es un corte controlado del suelo pélvico que facilita la salida del bebé evitando los problemas que se darían en un desgarro incontrolado. En partos donde es necesaria una intervención con instrumentos (fórceps, ventosas, etc.) también suele ser necesaria.

    Es importante tener en cuenta que es mucho mejor un pequeño corte que un desgarro masivo, por eso recomendamos confiar en la experiencia, la opinión y la valoración del equipo de profesionales que te acompañaran en el parto. Cada mujer es un mundo y cada parto es diferente, tenlo en cuenta. Lo que no podemos olvidar es que si esta musculatura es elástica y está trabajada, las posibilidades de evitar el desgarro y la episiotomía serán mayores. El osteópata puede realizar técnicas para trabajar el suelo pélvico. También hay otros profesionales como los fisioterapeutas que hacen este trabajo específico. Las comadronas también pueden darte consejos sobre cómo trabajarlo. Existe el masaje perineal que puede servirte como auto-tratamiento en casa. Recuerda que debe realizarse con prudencia y con el asesoramiento de un profesional.

    4. Favorecemos un estado de relajación que puede ayudarte a conectar con tu bebé. Nuestro día a día es muy ajetreado, normalmente en ocasiones nos cuesta encontrar momentos de tranquilidad y conexión con la nueva vida que crece en tu interior. En la sesión de osteopatía, tu bebé y tú sois los únicos protagonistas. Es un momento de relax para ti y para él. Además, permite experimentar el reconocimiento de tu cuerpo y la consciencia corporal.

    Estos son los motivos más importantes: cada embarazo es un mundo y cada persona única asi que ya sabes, futura mamá, acude a tu osteópata.

    Ferran Gómez,

    Osteópata DO y Tutor Clínico del Máster en Osteopatía de Escuela de Osteopatía de Barcelona (EOB) y la UPF – Barcelona School of Management

    Dejar un comentario →
  • Posted by Armida on 06/06/2017, 11:37 am

    Hola!
    estoy embarazada y queria saber cual es el precio por una visita en vuestra clinica.

    Muchas gracias

    Reply →
    • Posted by EOB on 06/08/2017, 9:37 am
      in reply to Armida

      Buenos días Armida,

      Muchas gracias por contactar con nosotros. Tenemos diferentes rangos de precio dependiendo si te visitas por la clínica privada o por la Clínica Docente (estudiantes en prácticas de último curso del Máster en Osteopatía supervisados por un Tutor Clínico). También tenemos convenios con distintas mútuas, organizaciones y empresas que suponen descuentos para las visitas.

      Por favor, llámanos al 93 269 48 19 o al 629 33 07 87 y te detallaremos todos los precios según tus necesidades.

      Saludos cordiales.

      Reply →

Dejar un comentario

Cancel reply